¿Te comprometes con tus objetivos?

 

Recientemente ha salido una campaña en televisión que, aunque es relativa a la lucha contra las drogas, creo que es muy interesante y refleja una realidad que veo muy a menudo… esperar al momento adecuado para comprometerse con algo.

 

 

Comprometerse con algo, pero ¿con qué te quieres comprometer? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué es lo que quieres hacer? Es difícil comprometerse con algo si no sabes realmente qué es lo que quieres hacer. Compromiso a nivel personal o a nivel profesional, da lo mismo, necesitas saber qué es lo que quieres, cuáles son tus objetivos

Quizá te has visto afectado por la crisis y te has quedado sin empleo, o estás cansado de tu trabajo y quieres hacer algo diferente o tal vez quieres gestionar tu propio trabajo.

  • Si estás buscando trabajo ¿qué trabajo quieres? ¿Cualquier trabajo? ¿Te valdría descargar camiones a las 5 de la mañana o estás buscando un trabajo concreto?
  • Si quieres  emprender o estás emprendiendo ya, ¿cuál es tu proyecto? ¿Qué vas a aportar al mercado?

Estas son las primeras preguntas que deberías hacerte antes de pensar en comprometerte “con algo”. Cómo quieres que sea tu futuro, qué quieres obtener y qué puedes ofrecer.

 

¿Sabes cómo ponerte en valor?

Una de las primeras cosas que debemos de hacer para comprometernos con un objetivo es ponernos en valor y conocer todo nuestro potencial. Por lo general nos cuesta ponernos en valor, no somos conscientes del valor que tenemos, perdemos la noción de la importancia de nuestra experiencia, de nuestra formación, de nuestras habilidades, de nuestro talento. Porque todos tenemos talentos y habilidades, tan solo hace falta reconocerlos y ponerlos en valor.

En muchas ocasiones es tan sencillo como cambiar las palabras, definir de otra forma aquello que hacemos habitualmente, pero que sin embargo no lo valoramos adecuadamente, precisamente por eso, porque lo hacemos habitualmente.

Cambia la perspectiva, a la hora de pensar en lo que haces habitualmente, pregúntate:

  • ¿Lo podría hacer cualquier persona?
  • Y si no se hiciera ¿qué pasaría?

Dos preguntas sencillas pero que encierran un gran fondo. Cambiamos el punto de vista, y gracias a eso podemos ver otras posibilidades. A veces tenemos que adaptar nuestra experiencia, es decir, ver cual es la importancia de lo que hemos hecho, sacar conclusiones, ponerlo en valor y adaptarlo al nuevo trabajo u objetivo que queremos tener. A veces es necesario cambiar las palabras para mostrar el valor de lo que se ha hecho.

El siguiente vídeo creo que muestra de forma bastante elocuente cómo podemos realizar ese cambio y poner en valor esa experiencia que a veces no valoramos adecuadamente.

 

 

El momento adecuado para comprometerte

¿Y cuál es el momento adecuado? ¿Cuándo sucede? Posiblemente nunca. Muchas veces esperamos a que suceda algo para actuar, pero desgraciadamente muchas veces ese algo no sucede y, eso si, puedes estar seguro de que no sucede nada si no actuamos.

¿Te suena alguna de estas frases? Cuando termine mis estudios, cuando gane suficiente dinero, cuando sea mayor, cuando tenga más experiencia, cuando…

Cuando, esa es la clave… ¿y por qué no ahora? Siempre esperamos a que llegue el momento adecuado, pero muchas veces ese momento no llega. El futuro comienza ahora y depende de como actúes, de la decisión que tomes, tú decides.

 

Esperando al momento adecuado

 

 “Aquí puedes estar esperando todo el tiempo que quieras, esos tres llevan sentados diez años esperando”.

 

Pues si, así se encuentra mucha gente, esperando a que llegue el momento… un momento que quizá nunca llegará. El miedo a lo desconocido, el miedo a salir de nuestra zona de confort es lo que hace que demoremos el momento de actuar.

Y si no eres capaz de comprometerte con tus objetivos, con tus sueños, ¿con qué te vas a comprometer? Y si tú no te comprometes con tus objetivos, ¿quién lo va a hacer?

Desgraciadamente hay demasiada gente infeliz, que se encuentra esperando la felicidad, no disfrutando de lo que hace y esperando el momento adecuado, pero ¿cuál es ese momento? Y si llega ¿serán entonces felices o seguirán buscando una nueva felicidad? ¿Desearán realmente que llegue el momento?

 

“El momento perfecto quizá nunca llegue, ¿qué esperas para construir?”

 

Y tú, ¿esperas al momento adecuado o actúas? 

  • ¿Has puesto en valor todo tu potencial?
  • ¿Tienes algún objetivo con el que comprometerte?
  • ¿Cómo quieres que sea tu futuro? 
  • Si no pudieras fracasar, ¿qué harías?

 

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *