Tengo una idea de negocio… ¿y ahora qué?

¿Te has planteado emprender, pero estás desorientado? ¿Tienes una idea de negocio pero no sabes cómo continuar?

Imagen - Tengo una idea de negocio... ¿y ahora qué?

Estoy metido en el mundo del emprendimiento desde 2011, y en todo este tiempo he estado investigando, aprendiendo, experimentandoformándome y formandoconociendo a emprendedores y sus proyectos, puediendo ayudar a desarrollar bastante de estos proyectos. Por ejemplo, en los Mastermind para emprendedores, que organizo y coordino en Boadilla desde hace casi 4 años, han pasado más de 120 emprendedores para compartir y poder desarrollar más rápidamente sus proyectos.

Comencé en este mundo del emprendimiento debido a un ERE que realizó la empresa en la que había estado trabajando durante 9 años. Como no estaba muy convencido de buscar de nuevo la “seguridad de trabajar para una gran empresa”, puesto que ya había pasado por tres de ellas, me pregunté qué podía aportar al mercado con mi experiencia dentro del sector industrial.

Así que me decidí por investigar y conocer más sobre el mundo del emprendimiento, fui a eventos, leí artículos, me formé, aterricé y definí mi propuesta de valor y di forma a dos proyectos, Mantenimiento & Mentoring Industrial y Reinnovatio.

Pero para emprender no solo basta con tener una idea, de acuerdo, tienes una idea… ¿y después?

 

Seguir el modelo tradicional

Lo habitual que hacen muchos emprendedores es seguir un modelo tradicional para montar un negocio, es decir, “necesito un espacio (oficina, tienda,…), necesito una infraestructura adecuada, necesito registrar la marca, …”, es decir, se incurre en una serie de gastos que, en muchas ocasiones, se pueden reducir o evitar.

En cierta ocasión, un emprendedor, tras contarme su idea de negocio y después de escuchar las ideas que se me ocurrieron para mejorar su propuesta, me dijo “entonces, tú enfocas la idea para reducir costes”. Efectivamente, desde mi punto de vista, hay que analizar todas las posibilidades e intentar minimizar los costes para poder disponer de más tiempo para validar la idea.

Estoy acostumbrado a escuchar alguna de las siguientes frases cada vez que hablo con un emprendedor y me comenta su proyecto:

  • No cuento la idea no sea que me la copien… Pues si no cuentas la idea, ¿cómo vas a poder validarla? ¿Cómo vas a poder conseguir clientes? ¿Cómo van a conocer tus potenciales clientes tu propuesta de valor y comprarla?
  • Tengo que hacer el plan de negocio… ¿Si no sabes si tu idea es un modelo de negocio, cómo vas a hacer un plan de negocio? Aterriza tu idea de negocio con un modelo Canvas, el plan de negocio lo harás más adelante, cuando se necesite, si es que llega a necesitarse.
  • Tengo que registrar la marca, no sea que me la quiten… ¿Y el dominio en internet, lo has comprado? La marca no es lo primero, hay muchas cosas que hacer antes de registrar la marca.
  • Hasta que no esté todo perfecto no salgo al mercado… Posiblemente ese momento sea demasiado tarde, hay que testear la idea con el cliente lo antes posible.
  • A nadie se le ha ocurrido antes… O sí que se le ocurrió antes a alguien pero desestimó la idea, ¿es posible  que otras personas desistieran de la idea porque no les parecía viable o porque la probaron y no funcionó?
  • No tengo competencia en mi sector… ¿De verdad? ¿Has realizado un estudio de mercado, has investigado a fondo si hay competencia? ¿O sólo es una intuición?
  • Necesito un socio… ¿De verdad lo necesitas o es por miedo a la soledad? ¿Qué aporta al proyecto tu posible socio? ¿Tenéis las mismas ideas?
  • Necesito financiación… ¿Para qué la necesitas? ¿Se puede comenzar el proyecto sin necesidad de invertir? Con lo que tienes, ¿qué puedes hacer?
  • Necesito una oficina o un local… ¿Para qué? ¿Es necesario para desarrollar tu idea de negocio? ¿Puedes utilizar alternativas como un centro de negocio o coworking? ¿Puedes realizar tu negocio online?
  • La web ha de estar perfecta, me juego la imagen… No te preocupes, nadie la va a ver a menos que teclee tu dominio, para Google no existes hasta pasado un cierto tiempo.
  • Tengo que estar presente en las redes sociales…  ¿Cuál es tu estrategia? ¿En qué redes sociales vas a tener presencia? ¿Cuál va a ser tu calendario de publicación? ¿Aportas contenido de calidad?

 

Modelo alternativo para el desarrollo de proyectos

Un emprendedor puede optar por ese modelo tradicional o bien puede seguir un modelo alternativo, Lean Startup, que es un método científico, ágil y que permite validar lo antes posible la idea con el cliente, ofreciendo datos para decidir si se continúa, si es necesario ajustar o pivotar la idea inicial o si hay que optar por desestimar la idea de negocio.

 

Filosofía Lean Startup: “si puedes fracasar, que sea pronto y al menor coste posible”

 

A la hora de desarrollar un proyecto de emprendimiento sugiero seguir una serie de fases aumentar las posibilidades de éxito del proyecto.

  • Autoconocimiento: análisis de mi valor como persona y como profesional. Cómo soy, qué aporto, qué necesito. Definir habilidades, talentos, experiencia y conocimiento, virtudes y defectos.
  • Formación: es necesario abrir la mente para poder ver posibilidades. Para ello hay que leer, investigar, desarrollar las habilidades y aprender otras nuevas, obtener herramientas que nos ayuden a desarrollarnos como emprendedores.
  • Definir la idea de negocio: aterrizar la idea en un papel, realizar un modelo Canvas y analizar las diferentes hipótesis de trabajo.
  • Recursos: qué necesito, qué tengo. Con lo que tengo ¿qué puedo hacer?
  • Lean Startup: desarrollo ágil de un prototipo para validarlo directamente con el cliente, analizar los datos, ajustar el modelo, pivotar la idea si es necesario y lanzar la propuesta de valor lo antes posible.
  • Acción: trabajo, trabajo y trabajo. Se suele ver solo el éxito de otros emprendedores de referencia, pero no se suele apreciar el trabajo que existe por detrás. Si no existe acción no se producen resultados.

 

“Soy un gran creyente en la suerte y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo”. Stephen Leacock

 

En definitiva, emprender no es fácil pero es posible, para ello necesitas conocerte en profundidad, aterrizar y definir tu idea de negocio, formarte, ser ágil y validar cuanto antes la idea con el cliente y aplicar acción, se necesita mucho trabajo para conseguir resultados.

 

Y tú qué opinas,

  • ¿Te has planteado emprender tu propio proyecto? 
  • ¿Te sientes perdido? 
  • ¿Has comenzado tu proyecto?
  • ¿Has pensado en cómo te gustaría que fuera tu vida dentro de 5 años?

 

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 

Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *