¿Qué necesita un emprendedor?

 

Después de cinco años como emprendedor, a menudo me planteo varias preguntas ¿puede ser un emprendedor cualquier persona? ¿Es necesario prepararse para emprender? ¿Qué necesita un emprendedor?

 

Qué necesita un emprendedor

 

Indudablemente cada persona tiene diferentes necesidades, pero considero que hay una serie de pasos que serían imprescindibles cubrir para poder emprender un proyecto con unas mínimas garantías de poder tener éxito.

 

“El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”. Charles Dickens

 

Autoconocimiento, autoevaluación, puesta en valor

Lo primero que hay que hacer, y que posiblemente no hace todo el mundo, es la de realizar una labor de autoconocimiento o de autoevaluación personal, es decir, conocerse lo mejor posible para saber cómo ponernos en valor.

“Pero si yo me conozco perfectamente”… ¿de verdad? ¿Te has parado a pensar y escribir todo lo que has hecho en tu vida profesional y personal? Has puesto en papel tu trayectoria profesional, tus habilidades y talentos, tus logros,… Esta tarea, aparentemente sencilla, es a menudo complicada de hacer, nos da vergüenza pensar en nosotros mismos, analizar lo que hemos hecho y ver el valor que tenemos.

No es una tarea fácil poner en valor lo que “hacemos habitualmente”, pero todo tiene un valor y debemos de ser conscientes de ello. Debemos conocer todo nuestro valor para saber qué podemos aportar y pensar en cómo queremos que nos vean y mostrar nuestra Marca profesional.

 

“El que tiene fe en sí mismo no necesita que los demás crean en él”. Miguel de Unamuno 

 

Apertura de mente

La apertura de la mente es algo que considero que es imprescindible a la hora de emprender. Yo pensaba que era difícil deshacerte de creencias limitantes (de hecho ni sabía que las tenía) y de abrir la mente.

Eso sí, una vez que consigas abrir la mente, no habrá quien la cierre. Estarás abierto a nuevas ideas, descubrirás múltiples posibilidades y oportunidades. Te darás cuenta de que, lo que antes se veía como un problema, pasa a verse como un reto que hay que superar y que te hará crecer.

 

“La gente tiene la mente muy abierta hacia las cosas nuevas siempre y cuando sean exactamente iguales a las viejas”. Charles Kettering

 

Formación continua

Siempre hay que formarse, uno nunca termina de aprender. El objetivo es crecer como personas y como profesionales, puesto que a la hora de emprender vamos a tener que dar lo mejor de nosotros mismos.

Por otra parte, al comenzar un proyecto como emprendedor te darás cuenta  de la cantidad de cosas nuevas que debes conocer, aunque puede que muchas de ellas no tengas que llevarlas a cabo tú mismo, sí que has de conocerlas.

Un emprendedor sin mentalidad de aprendiz, sin ganas de tener nuevos conocimientos y de aprender continuamente está abocado al fracaso. Invertir en formación es invertir en uno mismo y esa es la mejor inversión que puedes realizar.

 

“En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”. Eric Hoffer

 

Desarrollo de habilidades

Si comienzas una nueva vida como emprendedor deberás reforzar tus habilidades y desarrollar nuevas habilidades que te ayuden a crecer como profesional.

Habilidades como pueden ser la comunicación, las relaciones públicas y empatizar, la negociación, sin olvidar la faceta comercial, porque aunque no lo creas, vas a tener que vender, pese a que quizá no te guste o consideres que no tienes una “vena comercial”, tú vas a ser el mejor comercial de tu proyecto.

 

Leer e investigar

Esta parte va de la mano de la formación, según vayas leyendo, investigando y formándote, te va a permitir conocer nuevas posibilidades y abrir la mente a un nuevo mundo de oportunidades.

En mi caso, no me di cuenta de todo lo que había leído, investigado y aprendido, hasta que un día me puse a contar los libros que había leído relacionados con el emprendimiento, más de 40. A partir de ese momento tomé conciencia de que, casi sin darme cuenta, devoraba información que me ayudaba a crecer y a desarrollarme como emprendedor.

 

“A menudo nos encontramos ante grandes oportunidades disfrazadas de situaciones imposibles”. Charles R. Swindoll

 

Herramientas de innovación y desarrollo ágil

Nuevos tiempos, nuevos métodos. A la hora de emprender se puede seguir un método tradicional o utilizar nuevos métodos ágiles que te ayuden a clarificar y desarrollar una idea, testeando su viabilidad directamente con el cliente.

Suele ser habitual que haya gente que recomiende comenzar un proyecto haciendo un plan de negocio, pero si no sabes si tu idea es un modelo de negocio, ¿cómo vas a hacer un plan de negocio?

Sin embargo, existe una herramienta, modelo de negocio Canvas, que te ayuda a sintetizar tu idea de negocio y ver si puede llegar a ser un modelo de negocio. Posteriormente se podrá realizar un plan de negocio, si es necesario.

Métodos ágiles como Lean Startup, que te ayuda a desarrollar de forma rápida la idea,  testeando directamente con el cliente para validarla. Con una filosofía de trabajo clara y sencilla “si la idea puede fracasar, que sea lo antes posible y al menor coste”.

 

“La mejor forma de tener una buena idea es tener muchas ideas”. Linus Pakling

 

Financiación

Lo primero que piensan muchas personas que van a emprender es “necesito financiación”. Pero, ¿de verdad necesitas financiación? Por qué no te planteas, “con lo que tengo, ¿qué puedo hacer?”.

Antes de buscar financiación, ¿puedes invertir tú? Porque eso es algo que te van a preguntar los inversores, si no eres capaz de invertir en tu propio proyecto, ¿por qué van a invertir los demás?

He hablado antes de Lean Startup y de su filosofía, gasta lo menos posible para ver si es viable el proyecto. Si has validado la idea con el cliente y ves que es viable, podrás buscar financiación aportando datos reales, no hipótesis. La mejor financiación es la que viene del cliente, consigue clientes y tendrás ingresos.

 

Red de contactos

Un emprendedor se va a encontrar en muchas ocasiones solo, por lo que es fundamental crear y gestionar una buena red de contactos.

Crear equipo, encontrar colaboradores, tener el apoyo de influencers. Todo esto comienza creando una buena red de contactos. Conocer a personas que puedan aportar valor, compartir experiencias con otros emprendedores (Mastermind groups) y rodearse de personas que te nutran y te ayuden a crecer. Y de la misma forma, crear una red de personas a la que tú puedas aportar valor.

 

Compromiso, Acción y Perserverancia

Si no eres capaz de comprometerte contigo mismo y con tu proyecto ¿quién se va a comprometer contigo? ¿Quién será capaz de apostar por ti, si tú mismo no lo haces?

Y después de comprometerte con tu proyecto, has de actuar. Acción masiva, es decir, acción, acción y acción, para poder alcanzar tus objetivos. La magia no sucede si tú no actúas.

 

“La ocasión hay que crearla, no esperar a que llegue”. Francis Bacon

 

Otra cualidad fundamental para un emprendedor es la de perseverar y ser constante. Puedes tropezar y caerte, chocar contra obstáculos, pero lo que diferencia a un emprendedor que fracasa de otro que alcanza el éxito, es levantarse y continuar, no decaer ni rendirse.

 

Preparación, trabajo, mucho trabajo, acción y perseverancia, son las claves para lograr sacar adelante tu proyecto como emprendedor y lograr el éxito.

 

“Soy un gran creyente en la suerte y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo”. Stephen Leacock 

 

 

Y tú que opinas, 

  • ¿Crees que es necesario formarse para emprender un proyecto? 
  • ¿Te parece que cualquier persona está preparada para emprender?
  • ¿Eres emprendedor, qué necesitas?
  • ¿Piensas que un emprendedor necesitaría alguna cosa más aparte de lo que se ha mencionado?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio
 
 

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Modelo Canvas: ajuste Propuesta de valor y Cliente

 

En un artículo anterior hablé acerca del modelo de negocio Canvas, una herramienta que nos ayuda a aterrizar y sintetizar nuestra idea de emprendimiento en una hoja de papel. Este modelo también sirve para ayudar a sintetizar proyectos que se quieran desarrollar en empresas consolidadas.

 

Propuesta de Valor

 

El Modelo Canvas nos permite desarrollar hipótesis que posteriormente testearemos directamente con el cliente, validando o pivotando la idea en función de la información que recabemos con el cliente.

El primer paso para comenzar a cumplimentar el modelo Canvas es analizar quién es nuestro cliente, ponerle cara, es decir, analizar cómo es, cuáles con sus características, cómo se comporta, qué es lo que piensa y cómo es su entorno. Cuanto mejor detallemos su perfil, más fácilmente podremos llegar a él y ofrecerle nuestra propuesta de valor.

El segundo punto sería analizar nuestra propuesta de valor, es decir, lo que vamos a entregar al cliente, lo mismo si es un producto como si es un servicio.

Un buen ajuste entre nuestra propuesta de valor y necesidades del cliente va a ser lo que determine el éxito de nuestro proyecto. Pero, ¿qué debemos de tener en cuenta para lograr ese ajuste entre nuestra propuesta de valor y nuestro cliente?

 

Análisis de Cliente

El primer paso a realizar es observar al cliente para tratar de identificar por qué nos comprarían nuestra propuesta de valor. Nos centramos en tres áreas: Problemas (Pains), Beneficios (Gains) y Acciones para mejorar (Customer jobs).

  • Problemas: ¿cuáles son los problemas que tiene nuestro cliente? ¿Cuál es su “dolor”? ¿Qué desea solucionar?
  • Beneficios: ¿qué beneficios obtiene el cliente al solucionar sus problemas?
  • Acciones para mejorar: ¿El cliente es consciente de sus problemas? ¿Qué es lo que hace para solventar sus problemas? ¿Qué acciones realiza?

También podemos utilizar el Mapa de empatía para conocer mejor a nuestro cliente. Esta es una  herramienta con la que trabajamos 6 áreas acerca del cliente:

  • Lo que piensa o siente: Lo que realmente le importa, cuáles son sus principales preocupaciones, inquietudes y aspiraciones.
  • Lo que ve: cuál es su entorno, quienes son sus amigos y cuál es la oferta que encuentra en el mercado.
  • Lo que dice y hace: Cuál es su actitud en público, cómo se comporta, cuál es su aspecto, en qué círculos se mueve.
  • Lo que oye: qué dice su entorno, su familia, sus amigos, sus jefes, las personas influyentes.
  • Esfuerzos: cuáles son sus miedos, sus frustaciones, los obstáculos a los que se enfrenta.
  • Resultados: cuáles son sus deseos y necesidades, qué es lo que ganaría al obtener lo que desea o al solventar sus necesidades, cuáles son los obstáculos a los que se enfrenta para conseguirlos.

Mapa de empatía

 

Por otra parte, ¿a qué tipo de mercado te diriges? En función de las características de tu potencial mercado se realizarán diferentes estrategias para introducirse en el mismo y para captar de clientes.

  • Mercado existente: se conocen perfectamente las necesidades del cliente pero el cliente puede ser reacio a probar algo nuevo. También está la dificultad del posicionamiento dentro del mercado.
  • Mercado resegmentado: es un mercado ya existente, se ofrecen mejoras a un sector específico del mercado. Un ejemplo podría ser el de las compañías aéreas de low cost, ofreciendo viajar al menor coste posible.
  • Mercado nuevo: te enfrentas al desconocimiento por parte del cliente, es posible que el cliente no esté preparado para la propuesta de valor nueva. Habría que detectar early adopters que se hayan intentado mover para obtener una solución a sus necesidades.
  • Mercado clon: en este caso se copian ideas de un mercado y se trasladan a otro mercado diferente.

  

Propuesta de valor

En este paso diseñamos una propuesta de valor que interese a nuestro cliente, es decir, pensamos qué podemos ofrecer a nuestro cliente. Al realizar el diseño plantearemos en una serie de hipótesis que posteriormente validaremos con el cliente. En este caso también nos centramos en tres áreas: Beneficios generados (Gain creators), Problemas resueltos (Pain relievers) y Productos y Servicios (Products & Services).

  • Beneficios generados: qué beneficios obtiene el cliente gracias a nuestra propuesta de valor.
  • Problemas resueltos: qué problemas solucionamos a nuestro cliente, qué “dolor” aliviamos.
  • Productos y Servicios: qué propuesta de valor ofrecemos a nuestro cliente, cuál es nuestro producto o nuestro servicio.

 

En resumen, a la hora de realizar el ajuste entre nuestra propuesta de valor y nuestro cliente, tratamos de dar respuesta a dos preguntas, qué ofrecemos y por qué el cliente va a comprar nuestra propuesta. Por una parte observamos a nuestro cliente y por otra parte diseñamos soluciones que aporten valor al cliente y que solventen sus problemas o “dolores”.

Hay que tener en cuenta que si nuestro cliente ha intentado resolver sus problemas y ha realizado acciones para ello, tendremos mayores posibilidades de que el cliente compre nuestra propuesta de valor.

 

Y tú que opinas, 

  • ¿Has utilizado el modelo Canvas? 
  • ¿Has realizado el ajuste Propuesta de Valor – Cliente?
  • ¿Sabes quién es tu cliente ideal?
  • ¿Por qué deberían comprar tu Propuesta de valor?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Emprendedor e intraemprendedor, claves para la empresa

 

En esta época de cambios o cambio de época,  el emprendimiento está cobrando cada vez mayor importancia en el mundo empresarial  y, de hecho, las empresas van a tener cada vez más mayor relación con los emprendedores y también comenzarán a utilizar la figura del intraemprendedor o emprendedor interno.

Emprendedor e innovación

 

“La gente tiene la mente muy abierta hacia las cosas nuevas siempre y cuando sean exactamente iguales a las viejas”. Charles Kettering

 

La colaboración entre empresas y con otras organizaciones, va a marcar la diferencia en el mundo empresarial en un futuro cercano. Desde mi punto de vista, las empresas con mentalidad abierta, que fomenten la divulgación del conocimiento y con espíritu de colaboración conseguirán diferenciarse y serán las empresas referentes en su sector, mientras que las empresas que se mantengan herméticas, poco receptivas a nuevas ideas y poco flexibles ante los cambios que se produzcan, terminarán por quedar obsoletas y desaparecer.

 

“El conocimiento no se gasta por compartirlo, sino que aumenta su valor”

 

 

Empresa y emprendedores

El emprendedor inicia su idea con un elemento imprescindible para el desarrollo de un proyecto, la pasión. Esa pasión es un plus que puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso, que puede acelerar el desarrollo y que puede ayudar a innovar con soluciones diferentes en caso de tener que modificar la idea inicial.

Pero, ¿cómo puede aprovechar una empresa el talento de un emprendedor?

Muchas empresas poseen un departamento de I+D (investigación y desarrollo) o de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), encargados de investigar y desarrollar nuevas soluciones que la empresa pueda comercializar en el futuro.

Entonces, si las empresas ya disponen de esos departamentos, ¿para qué van a necesitar emprendedores?

Las empresas pueden disponer de estos departamentos, no obstante, también pueden apoyarse en emprendedores. Esto no significa que tengan que desaparecer dichos departamentos, sino que pueden ftrabajar de forma complementaria.

Una empresa puede querer desarrollar una nueva idea y para ello pone a trabajar al departamento de I+D en dicha idea. No obstante, ¿las personas de ese departamento van a estar identificadas con esa nueva idea? ¿Tendrán pasión por desarrollar dicha idea o será una obligación, un trabajo en el que es posible que no crean?

Aquí está la diferencia, un emprendedor tiene pasión por su idea, por lo que trabajará más duramente por ella y será más difícil que decaiga su ánimo si surgen contratiempos. Por lo tanto la empresa puede buscar emprendedores o start ups que tengan una idea que les pueda interesar y ser quienes financien el desarrollo de dicho proyecto.

Por una parte, a la hora de iniciar un nuevo proyecto, la empresa puede buscar proyectos existentes que puedan adaptarse a sus necesidades (esta sería la parte relacionada con I+D). Por otra parte, pueden analizar proyectos de emprendedores o start ups y estudiar la posibilidad de incorporarlos como nuevas soluciones (esta sería la parte más relacionada con la innovación) para la empresa.

Actualmente existen colaboraciones en el ámbito de I+D, como por ejemplo, empresas que colaboran con universidades para el desarrollo de proyectos. La Universidad cuenta con personal cualificado de investigación, por lo que la empresa se ahorra el coste de captar y formar personal adecuado para la investigación. Por otra parte, las empresas facilitan a la Universidad que pueda disponer de proyectos reales para sus investigadores. Es por tanto una relación en la que ambas partes obtienen un beneficio, por una parte, optimizando recursos y, por otra parte, reduciendo costes.

También existen concursos, incubadoras y aceleradoras patrocinadas por grandes empresas, especialmente tecnológicas o financieras, para favorecer el desarrollo de proyectos de start ups que puedan aprovechar dichas empresas en el futuro.

Estoy convencido de que esta tendencia va a multiplicarse en los próximos años, desarrollándose de forma exponencial nuevos proyectos de emprendedores que luego puedan ser utilizados por grandes empresas.

Considero que el futuro del desarrollo empresarial va a ser apoyar y financiar el desarrollo de nuevos proyectos, para terminar comprando la idea o ser su cliente.

 

Empresa y el intraemprendedor

¿Cómo influye la figura del intraemprendedor en la empresa?

Toda empresa ha de tener cubiertos estos cuatro perfiles para tener un óptimo funcionamiento:

  • Técnico: encargado de desarrollar la propuesta de valor de la empresa.
  • Directivo: responsabilizado de la gestión y toma de decisiones de la empresa para obtener el mayor rendimiento de la propuesta de valor y entregarla adecuadamente al cliente.
  • Comercial: para abrir mercado, captar clientes, vender la propuesta de valor y desarrollar las relaciones con el cliente.
  • Emprendedor: que es el que ha de desarrollar nuevos proyectos innovadores.

Por lo general, las empresas cuentan con las 3 primeras figuras, no obstante la figura del emprendedor suele ser más difícil de encontrar. En muchos casos, esa figura la adopta el socio o socios fundadores de una empresa, puesto que tienen muy clara la idea de negocio y hacia donde ha de dirigirse.

En bastantes ocasiones esta figura termina por desaparecer con el tiempo, bien porque el socio fundador desaparece o pierde interés, bien porque la empresa crece, aumenta la burocracia y pierde agilidad o bien porque la empresa se acomoda y no acomete nuevos proyectos.

Por tanto, la figura del intraemprendedor tiene como misión innovar, mantener el impulso de renovación y desarrollar nuevos proyectos, aunque esto no quiere decir que todos los proyectos se lleven a cabo.

 

“La mejor forma de tener una buena idea es tener muchas ideas”. Linus Pakling

 

Sin duda la figura del intraemprendedor requiere de unas características especiales que le ayuden a innovar y desarrollar ideas. Pasión, dinamismo, energía, motivación, flexibilidad y capacidad de adaptación, facilidad de comunicación, empatía, asertividad y liderazgo, son algunas de estas características.

 

¿Cuánto le cuesta a una compañía tener un equipo que sigue haciendo las cosas igual que hace años?

Innovar es una necesidad.

¿Cuánto valen las ideas bien aplicadas y que ofrecen beneficios?

 

En definitiva, considero que en un futuro muy próximo, las empresas que quieran liderar el mercado, deberán contar tanto con emprendedores como con intraemprendedores. Los tiempos cambian y las empresas que se adapten mejor a los cambios serán las que destaquen y sirvan de referencia.

 

Y tú qué opinas

  • ¿Crees que las empresas han de adaptarse a los cambios que están sucedediendo actualmente?
  • ¿Consideras que es posible la interacción entre empresas y emprendedores?
  • ¿Te parece útil la figura del intraemprendedor en la empresa?
  • ¿Crees que habrá mayor comunicación y colaboración entre empresas en un futuro cercano?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

 

#reinnóvate

 

Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

  

El mito del emprendimiento

 

Lo primero que quiero dejar claro es que soy emprendedor y un firme defensor del emprendimiento. No obstante, últimamente he visto cosas que me hacen desconfiar acerca de como se está utilizando el concepto de emprendimiento y me da la sensación de que está comenzando a verse como un mito o como una utopía.

Plan para emprender

Por una parte, hay gente que muestra una imagen en la que parece que emprender es muy fácil. Se ponen como ejemplo de emprendimiento proyectos, que considero que no son los más adecuados, puesto que parten con una base muy sólida en cuanto a financiación y contactos.

Por otra parte, muchas personas se lanzan a emprender como una “huida hacia adelante”, posiblemente debido a las dificultades para lograr trabajo por cuenta ajena, y no parten con un proyecto sólido e ilusionante de futuro.  También hay personas que a la hora de emprender tienen como idea la de un negocio tradicional, asumiendo un alto riesgo y elevados costes, y no se plantean otras alternativas o incluso la posibilidad de minimizar dichos coste y riesgos.

 

El 90% de las empresas no llegan a los cinco años de vida

 

También se incide mucho en el emprendimiento tecnológico y se apoya mucho, pero ¿se valora y se da la importancia necesaria a otros tipos de emprendimiento? Da la sensación de que solo existe dicho emprendimiento, dejando de lado y restando importancia a esos otros tipos de emprendimiento, que son igualmente válidos.

Por tanto, ¿es real la imagen del emprendimiento que se está mostrando actualmente?

 

“Casos de éxito” de Start ups

Ultimamente estoy viendo casos de emprendimiento que podrían definirse como una continuación de la llamada “cultura del pelotazo” que existió hace unos años, en los que se buscaba el enriquecimiento rápido sin importar las consecuencias que pudiera conllevar.

Recientemente se han presentado como “casos de éxito” varias start ups que considero que no buscan crear un valor real para el mercado, sino que pretenden crear un modelo de negocio (captación de potenciales clientes) para que en un futuro cercano la start up sea comprada por una empresa más grande o por un inversor, desentendiéndose del proyecto para dedicarse a crear un nuevo proyecto con el que conseguir un nuevo “pelotazo”.

Estos “casos de éxito” se dedican a levantar rondas de financiación para comprar clientes y generar así una lista que puede resultar atractiva para un inversor o empresa consolidada en el sector, aprovechando de esta forma ese listado de leads o potenciales clientes.

Sin duda, la rentabilidad ha de estar presente en un proyecto emprendedor, pero considero que esa rentabilidad ha de venir por una buena propuesta de valor. Por tanto, la rentabilidad va a ser la consecuencia de un trabajo bien hecho.

En muchos casos, cuando el objetivo principal es el dinero, el proyecto puede terminar por fracasar, mientras que si el objetivo es aportar un valor al mercado, el dinero suele ser la consecuencia y el proyecto tendrá mayores posibilidades de mantenerse en el tiempo.

Creo que los grandes casos de éxito de start ups no han de utilizarse como referentes a la hora de emprender. Es más, es posible que pueda servir de utilidad conocer “casos de fracaso”, con los que se puede aprender lo “que no hay que hacer” a la hora de emprender un proyecto.

Por otra parte, una parte del éxito de estas start ups de referencia, reside en la existencia de una potente red de contactos previa y en contar con un buen músculo financiero, por lo que considero que estos casos no son los más adecuados para servir como ejemplo a un emprendedor que parte de cero.

 

Negocio tradicional

Como comentaba antes, en demasiadas ocasiones se utiliza el emprendimiento como una “huida hacia adelante”, es decir, tras un despido se plantea emprender un proyecto como alternativa al trabajo por cuenta ajena, pero sin una idea en firme y sin analizar las consecuencias que acarrea emprender.

Como ejemplo, hace unos días en una reunión de mastermind para emprendedores, uno de los participantes nos comentaba su idea de emprendimiento. Se había visto afectado por un ERE, por lo que había buscado de nuevo trabajo por cuenta ajena, pero las condiciones que le ofrecían no le convencían. Por otra parte había visto la posibilidad de hacerse con una franquicia, pero tampoco le había convencido ninguna.

Finalmente había decidido emprender, iba a cambiar de sector, pasando de comercial en el sector del automóvil al sector inmobiliario en una localidad cercana a Madrid. Algo, por otra parte bastante normal, puesto que últimamente cada vez más gente se reinventa y cambia de profesión.

Pero, ese cambio de profesión, ¿es por deseo real o por necesidad? Si es por necesidad, puede que no exista pasión por el nuevo proyecto y es posible, que más tarde o más temprano, falle el impulso necesario para seguir con el proyecto.

Me llamaba la atención el estado anímico de esta persona, puesto que estaba muy “cabreado”, tanto por el despido como por la situación laboral existente, por no encontrar una franquicia que le convenciera, por la crisis, …, en definitiva, cabreado con todo el mundo.

La actitud es muy importante a la hora de emprender, ese “cabreo” se nota y se transmite, por lo que no es muy aconsejable comenzar un proyecto en ese estado. Se que no es fácil, pero hay que intentar cambiar la dinámica y eliminar ese sentimiento, intentando pasar a un estado más entusiasta. Si no te entusiasma tu proyecto y crees firmemente en él… ¿quién lo va a hacer?

A continuación muestro la conversación que se mantuvo entre esa persona y el resto del grupo sobre su proyecto, en la que se puede ver que la idea de negocio se enfocaba a un negocio tradicional y, por otra parte, que no se habían analizado posibilidades y alternativas.

Emprendedor: He tenido suerte y la marca en la que he pensado no existe en la localidad, así que he ido corriendo a registrar la marca.

Grupo: Y ¿has registrado el dominio en internet?

E: No, ¿por qué?

G: Porque es aconsejable primero comprobar la existencia de la marca en internet, para luego registrar la marca, si es necesario. Si registras la marca y luego compruebas que ya existe el dominio, no vas a poder utilizar la marca en internet, puesto que derivarás todo el tráfico a la otra marca.

E: He tenido suerte y he encontrado un socio con mucha experiencia en el sector.

G: ¿Por qué necesitas un socio? ¿Por miedo de emprender en solitario o porque realmente lo necesitas? ¿Por qué quiere esa persona, con años de experiencia en el sector, ahora un socio?

E: Estoy buscando un local.

G: ¿Es necesario tener un local? ¿Para qué?

E: Es que todas las inmobiliarias tienen un local.

G: ¿Tu estrategia de captación de clientes se basa en la gente que vea tu local o vas a utilizar también captación online? Has de tener en cuenta que un local es un gasto fijo cada mes y que necesitarás tener a alguien allí, ¿realmente lo necesitas? ¿Te vas a reunir allí con el cliente?

E: Para firmar con el cliente.

G: Si es para firmar un contrato, puedes alquilar una sala por horas en un despacho de abogados y además, el firmar en un despacho de abogados, puede ofrecer al cliente una imagen de mayor seguridad. ¿Quién es tu cliente? ¿A quién te diriges?

E: A todo el mundo, nivel alto, medio y bajo.

G: Deberías definir quién es tu cliente ideal para poder desarrollar una estrategia. ¿Cómo te vas a diferenciar en el sector si haces lo mismo que todos?

 

En resumen, mucha gente comienza un proyecto emprendedor con la idea de un negocio tradicional, haciendo las mismas cosas que ya existen en el sector. No se analizan posibilidades de hacer nuevas acciones o utilizar nuevas herramientas para poder hacer algo que nos pueda diferenciar en el mercado.

 

Soy un apasionado de la filosofía Lean Startup, “si fracasas, que sea pronto y al menor coste posible”, y considero que es un método ágil y efectivo para validar una idea de negocio.

Una vez definida la propuesta de valor, se diseña un prototipo y se testea con el cliente lo antes posible. Es decir, validar la idea para ver si aporta realmente valor y si el cliente está interesado en ella y, sobre todo, realizando esta prueba con el menor coste posible. De esta forma, si se falla, se podrá modificar rápidamente la propuesta y se dispondrá de fondo económico para probar de nuevo.

Por el contrario, si inviertes una gran suma de dinero inicialmente y tardas en testear con el cliente, puede que no tengas una segunda oportunidad para emprender.

 

Si tienes un proyecto para emprender te animo a que apuestes por él.

Si no te has planteado emprender, pregúntate…

si no pudieras fracasar, ¿qué te gustaría hacer?

 

Emprender no es imposible, no es fácil pero es posible

¿Te atreves a emprender?

 

 

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 

 Angel Partida

Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

 

Orgullo corporativo, el poder de la Marca

 

Se habla mucho en los últimos tiempos de cómo lograr un mayor compromiso de los empleados, de cómo gestionar el talento y retenerlo en la empresa. Por eso, las políticas de recursos humanos van a tener una importancia cada vez mayor en el desarrollo de la empresa.

Marca corporativa, crecimiento de empresa

 

Posiblemente estemos hablando de un cambio de modelo en las relaciones laborales, cada vez se habla más de poner a la persona en el centro y a partir de ese punto, la empresa puede comenzar a crecer. Se puede pensar que ya se estaba haciendo esto, pero la realidad es que no es así, al menos es lo que considero desde mi experiencia.

Desde mi punto de vista, en muchas ocasiones el departamento de recursos humanos se comportaba como un departamento externo a la empresa, como un departamento que tenía el poder de contratar y despedir, de gestionar las nóminas y los cursos de formación, a veces por simple compromiso, es decir, porque había que hacerlos y no como un plan formativo. Un departamento que no se implicaba realmente en el funcionamiento de la empresa sino que ejercía como mero asesor.

Al poner a la persona en el centro de la organización, nos centramos en el empleado, sin olvidarnos del cliente. Los dos principales activos de una empresa son los empleados y los clientes, por lo que es lógico ponerlos en el centro de cualquier estrategia que quiera tener éxito.

El empleado, además de aportar su talento en el trabajo, también puede desarrollar otra labor muy importante, el empleado es el mejor embajador de la empresa, es decir, de la Marca corporativa. Un empleado satisfecho con su trabajo y orgulloso de pertenecer a su empresa, transmitirá una actitud muy positiva que repercutirá en la imagen de la empresa, por tanto incidirá de forma muy activa en la huella que deja la Marca corporativa.

 

“Una empresa no puede prosperar si no tiene a sus empleados detrás”. Neville Isdell

 

De igual forma sucede con el cliente. Un cliente satisfecho es el mejor prescriptor de la Marca y la recomendará, no porque consiga un beneficio, sino porque está contento con el resultado que obtiene de la empresa, bien sea producto o servicio. Cada vez más, las empresas apuestan por ofrecer experiencias al cliente, y esas experiencias son las que marcan la diferencia y son las que hacen que se recomiende la Marca

Bien es conocida la fidelidad de los usuarios de productos Apple, son los primeros que recomiendan a su entorno las bondades de la Marca. Otras marcas como Coca Cola, Red Bull o Balay, centran su publicidad en experiencias y no en el producto en sí. La felicidad o la chispa de la vida, el ser capaz de conseguir cualquier cosa puesto que te la bebida te da alas o los productos tienen que una parte de cada uno de los empleados, son una forma de ofrecer esas experiencias que hacen que el cliente se decante por una Marca y no por otra.

 

“Si las empresas quieren destacar en la sociedad, deberán trabajar en la reputación de su Marca”

 

Pero, ¿cuáles son los pasos en esa transformación en la empresa?

Hay varios aspectos en los que las empresas pueden trabajar, como por ejemplo:

Filosofía de la empresa, misión, visión, valores

Uno de los primeros pasos a la hora de trabajar la imagen corporativa. La misión o la razón de ser de la empresa, por qué se hacen las cosas y para qué. La visión o hacia donde se dirige la empresa, qué quiere lograr en el futuro, como se quiere posicionar. Y los valores que definen a la empresa, los pilares sobre los que se sustenta todo lo demás, siendo muy importante que estén alineados los valores de la empresa y de los empleados

Si todo esto está bien definido será mucho más sencillo captar a personas cuyos valores e intereses puedan estar en consonancia con los de la empresa y de esa forma el compromiso será mucho mayor. Si dotamos de sentido a nuestro trabajo, nos comprometemos mucho más e intentamos dar lo mejor de nosotros mismos.

 

Responsabilidad Social Corporativa

Un apartado que está cobrando cada vez mayor relevancia dentro de las empresas. Cómo pueden aportar más valor a la sociedad, aparte de sus productos o servicios, cómo se pueden comprometer con causas que estén alineadas con los valores de la propia empresa y de los propios empleados.

Proyectos que pueden surgir desde la empresa, en la que los empleados también se pueden involucrar, o proyectos que pueden ser propuestos directamente por los propios empleados.

 

Cuidar a las personas

El departamento de recursos humanos ha de tener un espíritu de servicio al empleado, su principal función ha de ser la de preocuparse del bienestar de los empleados y de solventar en la medida de lo posible sus inquietudes. Un empleado sin preocupaciones y satisfecho es mucho más productivo.

La captación de nuevos talentos y la retención del existente es otro factor en el que tiene que trabajar prioritariamente dicho departamento para potenciar el crecimiento de la empresa.

 

Entorno de trabajo

El espacio de trabajo cada vez va a tener mayor repercusión en la forma de trabajar. Un entorno atractivo, cálido y que invite a desarrollar la creatividad, no el espacio habitual de oficina fría, deshumanizada y poco inspiradora que nos encontramos en muchas ocasiones.

Y no solo el espacio, muchas empresas comienzan a eliminar las oficinas tradicionales, eliminando puestos fijos, fomentando el trabajo a distancia y sustituyendo el concepto de oficina por el de lugar de donde poder relacionarse y cambiar opiniones. Flexibilidad de horario y libertad de elección del lugar de trabajo, bien sea desde casa o bien trabajando en centros de negocio y relacionándose con empleados de otras empresas.

 

Ambiente laboral

Sin duda un ambiente laboral tóxico no aporta nada bueno a la hora de trabajar, mientras que un buen ambiente influye positivamente en las relaciones entre las personas y en las ganas de trabajar. ¿Quién quiere trabajar en un lugar donde exista un mal ambiente de trabajo?

 

Empresa atractiva para trabajar

A todos nos gusta la idea poder trabajar en una empresa atractiva, de hecho existe el premio “Best place to work”, concedido a empresas que destaquen en este aspecto.

El poder de la Marca y de la comunicación de la imagen corporativa va a ser un factor fundamental a la hora de cómo es percibida la empresa. Uno de los puntos de atracción, para personas que quieran trabajar en una empresa, son las Universidades corporativas, que ayudan a la captación de nuevos talentos, presentando oportunidades de desarrollo e que transmite la preocupación de la empresa por ayudar al crecimiento de sus empleados.

 

Liderazgo colaborativo

Un cambio bastante significativo en el rol que desempeña la figura del líder, pasando a dar ejemplo con sus acciones y no con sus palabras, pasando de ser un mero jefe a colaborar estrechamente con su equipo, fomentando el talento y multiplicando resultados con la suma de ideas del equipo.

 

Desarrollo profesional, creación de marca, prestigio personal

Una de los nuevos factores a la hora de conseguir un empleado comprometido puede ser la de fomentar su desarrollo como profesional, de su carrera profesional, de la creación de su propia Marca, de trabajar su prestigio como profesional. De esta forma el empleado va a sentir que es importante dentro de la empresa y que la empresa se preocupa por su desarrollo y de potenciar su talento.

La formación es un aspecto imprescindible a tener en cuenta por lo que, como ya he comentado antes, ya hay empresas que están comenzando a crear sus propias Universidades corporativas, en las que formar de forma específica a sus empleados y gracias a las cuales poder captar también a nuevos talentos que quieran formar parte de la empresa.

 

Transformación digital

Otro nuevo factor que va amarcar diferencias es la entrada en el mundo digital por parte de las empresas, aprovechando el potencial que ofrecen las Redes Sociales a la hora de comunicar y de mostrar a las empresasde forma más humana. La imagen profesional de los empleados va a potenciar la imagen de la Marca Corporativa, por lo que es importante que los empleados participen de forma activa en el proceso de transformación digital de la empresa y que aporten su grano de arena en la comunicación corporativa.

 

Cada empresa puede dar prioridades diferentes a cada uno de los apartados. Es posible que ya estén trabajando en alguno de los aspectos o que solo tenga que desarrollar otros, pero es indudable que estamos en una cambio de época y solo las empresas que sepan adaptarse y que lo hagan con rapidez, serán las que sobrevivan y las que marquen la línea a seguir. El objetivo, empleados orgullosos de trabajar en su empresa, comprometidos y felices, sin duda los mejores embajadores de la Marca de la empresa.

 

“Allí donde hay una empresa de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente”. Peter Drucker

 

Y tú qué opinas 

  • ¿Te sientes orgulloso de la empresa en la que trabajas?
  • ¿Crees que las empresas están cambiando?
  • ¿Consideras importante que las empresas se centren en sus empleados?
  • ¿Tu Marca profesional puede ayudar al desarrollo de la Marca de la empresa? 

 

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Formación en empresas: Universidades corporativas

 

Se habla mucho últimamente acerca de la gestión y la retención del talento, pero ¿se valora adecuadamente la formación dentro de las empresas?

 

Universidades corporativas

 

Desgraciadamente, considero que la formación no suele verse con buenos ojos en las empresas. Muchas veces se ve como algo que hace perder el tiempo productivo de los empleados, es decir, si el empleado se está formando entonces no hace su trabajo.

Efectivamente es una forma de verlo, no obstante, podemos verlo también desde otro punto de vista, es decir, si el empleado no se forma y no se actualiza continuamente, ¿podrá realizar de forma adecuada su trabajo? ¿Podrá aportar todo su talento a la empresa?

 

“Si crees que la educación es cara… prueba con la ignorancia”. Derek Bok

 

La formación puede ser un factor motivante para el empleado puesto que la empresa apuesta por el desarrollo profesional del empleado, cuanto mejor esté preparado, mejor podrá desempeñar su trabajo y también podrá aportar su talento. Si el empleado siente que la empresa confía en él, que se preocupa por su crecimiento profesional y que considera que puede aportar más valor a su trabajo, el empleado estará más comprometido y se esforzará más por aportar todo su conocimiento y su experiencia para mejorar su trabajo.

 

“Solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan… no formarlos y que se queden”. Henry Ford

 

Universidades corporativas

Cada vez más empresas apuestan por crear sus propios centros de formación, creándose así las Universidades corporativas. El objetivo de estos centros es el de instruir y retener a los mejores profesionales, además de la difusión de los valores y de la cultura corporativa de la empresa.

Estos centros se crean para facilitar la formación de sus empleados, gestionar y transmitir el conocimiento interno y ofrecer formación específica del área de trabajo, cubriendo todos los requisitos formativos necesarios de los empleados.

Una de las primeras universidades corporativas que se creó fue la Hamburger University, ideada en 1961 por McDonald’s como centro educativo. Otras empresas que cuentan con este tipo de centros de formación son Disney, Motorola o IBM. En España también existen este tipo de Universidades corporativas, como por ejemplo las de Telefónica, Ferrovial, Banco Santander, BBVA, Orange, Decathlón o FNAC.

La pionera de este tipo de centros en España es la Universidad corporativa Gas Natural Fenosa. Creada en  el año 2000 después de la realización de un estudio acerca de las mejores prácticas mundiales en formación empresarial. Desde su creación ha contado con una media de 46.000 participantes al año.

 

A nivel formativo, la empresa no debe centrarse solo en la formación de los empleados existentes, también debe marcar como prioridad la formación de los futuros empleados de la empresa. Si hablamos de captación de talento, la existencia de un plan de formación puede ser un factor diferencial a la hora de lograr esa atracción del talento, sin olvidarnos de que una buena formación al inicio de la vida laboral del empleado en la empresa, va a marcar su trayectoria profesional dentro de la empresa.

La existencia de estas Universidades corporativas permite modelar a los candidatos en base a los requisitos de valores y cultura corporativa marcada por la empresa. También se podrán marcar unas pautas de trabajo que se aprenderán de inicio, permitiendo además estructurar mejor las carreras de los nuevos candidatos y su desarrollo como profesionales.

Por último, no podemos olvidarnos de que para motivar a los empleados no solo basta con la formación, además es necesario complementar esta actividad con oportunidades de carrera e incentivos como pueden ser la flexibilidad, conciliación y beneficios sociales.

 

“Forma bien a la gente para que pueda marcharse, trátales mejor para que no quieran hacerlo”. Richard Branson

 

 

Y tú qué opinas 

  • ¿Consideras importante la formación?
  • ¿Crees que las empresas apuestan realmente por la formación?
  • ¿Te parece interesante la Universidad corporativa? 

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

¿Te comprometes con tus objetivos?

 

Recientemente ha salido una campaña en televisión que, aunque es relativa a la lucha contra las drogas, creo que es muy interesante y refleja una realidad que veo muy a menudo… esperar al momento adecuado para comprometerse con algo.

 

 

Comprometerse con algo, pero ¿con qué te quieres comprometer? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué es lo que quieres hacer? Es difícil comprometerse con algo si no sabes realmente qué es lo que quieres hacer. Compromiso a nivel personal o a nivel profesional, da lo mismo, necesitas saber qué es lo que quieres, cuáles son tus objetivos

Quizá te has visto afectado por la crisis y te has quedado sin empleo, o estás cansado de tu trabajo y quieres hacer algo diferente o tal vez quieres gestionar tu propio trabajo.

  • Si estás buscando trabajo ¿qué trabajo quieres? ¿Cualquier trabajo? ¿Te valdría descargar camiones a las 5 de la mañana o estás buscando un trabajo concreto?
  • Si quieres  emprender o estás emprendiendo ya, ¿cuál es tu proyecto? ¿Qué vas a aportar al mercado?

Estas son las primeras preguntas que deberías hacerte antes de pensar en comprometerte “con algo”. Cómo quieres que sea tu futuro, qué quieres obtener y qué puedes ofrecer.

 

¿Sabes cómo ponerte en valor?

Una de las primeras cosas que debemos de hacer para comprometernos con un objetivo es ponernos en valor y conocer todo nuestro potencial. Por lo general nos cuesta ponernos en valor, no somos conscientes del valor que tenemos, perdemos la noción de la importancia de nuestra experiencia, de nuestra formación, de nuestras habilidades, de nuestro talento. Porque todos tenemos talentos y habilidades, tan solo hace falta reconocerlos y ponerlos en valor.

En muchas ocasiones es tan sencillo como cambiar las palabras, definir de otra forma aquello que hacemos habitualmente, pero que sin embargo no lo valoramos adecuadamente, precisamente por eso, porque lo hacemos habitualmente.

Cambia la perspectiva, a la hora de pensar en lo que haces habitualmente, pregúntate:

  • ¿Lo podría hacer cualquier persona?
  • Y si no se hiciera ¿qué pasaría?

Dos preguntas sencillas pero que encierran un gran fondo. Cambiamos el punto de vista, y gracias a eso podemos ver otras posibilidades. A veces tenemos que adaptar nuestra experiencia, es decir, ver cual es la importancia de lo que hemos hecho, sacar conclusiones, ponerlo en valor y adaptarlo al nuevo trabajo u objetivo que queremos tener. A veces es necesario cambiar las palabras para mostrar el valor de lo que se ha hecho.

El siguiente vídeo creo que muestra de forma bastante elocuente cómo podemos realizar ese cambio y poner en valor esa experiencia que a veces no valoramos adecuadamente.

 

 

El momento adecuado para comprometerte

¿Y cuál es el momento adecuado? ¿Cuándo sucede? Posiblemente nunca. Muchas veces esperamos a que suceda algo para actuar, pero desgraciadamente muchas veces ese algo no sucede y, eso si, puedes estar seguro de que no sucede nada si no actuamos.

¿Te suena alguna de estas frases? Cuando termine mis estudios, cuando gane suficiente dinero, cuando sea mayor, cuando tenga más experiencia, cuando…

Cuando, esa es la clave… ¿y por qué no ahora? Siempre esperamos a que llegue el momento adecuado, pero muchas veces ese momento no llega. El futuro comienza ahora y depende de como actúes, de la decisión que tomes, tú decides.

 

Esperando al momento adecuado

 

 “Aquí puedes estar esperando todo el tiempo que quieras, esos tres llevan sentados diez años esperando”.

 

Pues si, así se encuentra mucha gente, esperando a que llegue el momento… un momento que quizá nunca llegará. El miedo a lo desconocido, el miedo a salir de nuestra zona de confort es lo que hace que demoremos el momento de actuar.

Y si no eres capaz de comprometerte con tus objetivos, con tus sueños, ¿con qué te vas a comprometer? Y si tú no te comprometes con tus objetivos, ¿quién lo va a hacer?

Desgraciadamente hay demasiada gente infeliz, que se encuentra esperando la felicidad, no disfrutando de lo que hace y esperando el momento adecuado, pero ¿cuál es ese momento? Y si llega ¿serán entonces felices o seguirán buscando una nueva felicidad? ¿Desearán realmente que llegue el momento?

 

“El momento perfecto quizá nunca llegue, ¿qué esperas para construir?”

 

Y tú, ¿esperas al momento adecuado o actúas? 

  • ¿Has puesto en valor todo tu potencial?
  • ¿Tienes algún objetivo con el que comprometerte?
  • ¿Cómo quieres que sea tu futuro? 
  • Si no pudieras fracasar, ¿qué harías?

 

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Nuevos tiempos, nuevos métodos para los negocios

 

Estamos viviendo una época de cambios o, como muchos dices, un cambio de época. Actualmente a la hora de emprender se puede optar por desarrollar modelos de negocio tradicionales o bien por aprovechar nuevos métodos para desarrollar modelos de negocio diferentes.

El pasado lunes 22 de febrero impartí un taller sobre el modelo Canvas y Lean StartUp en Villanueva de la Cañada en el que hablaba precisamente de esto, de cómo podemos aprovechar los nuevos métodos de desarrollo ágil de negocios.

desarrollo de negocio

Lo primero que debemos de tener en cuenta al comenzar un proyecto de emprendimiento es que solo el 5% de las empresas sobreviven al quinto año de vida, es decir, un 95% se quedan en el camino. El futuro del emprendedor es incierto y requiere de una gran dosis de perseverancia si no se quiere formar parte de ese 95%. Eso si, no hay que tener miedo al fracaso, sino plantearnos ¿por qué no puedo tener éxito? Si ponemos nuestro foco en poder alcanzar el éxito, mayores serán nuestras posibilidades de lograrlo.

Por otra parte debemos realizar una labor de autoconocimiento, es decir, debemos tener claro cuál es nuestro propósito a la hora de emprender y el sentido de nuestro proyecto. Por qué y para qué hacemos las cosas, dónde queremos llegar, cómo vamos a conseguirlo, o en otras palabras, la misión, visión y estrategia. Sin olvidarnos de nuestros valores, los pilares sobre los que asienta cualquier proyecto que emprendamos.

Esta fase inicial de análisis nos va a facilitar la tarea a la hora de comunicar nuestro proyecto. Si, comunicar, porque si no comunicamos nuestro proyecto, ¿cómo lo van a conocer nuestros potenciales clientes? Y a la hora de comunicar nada mejor que apelar a la parte emocional, crear una historia que nos permita conectar con el cliente.

 

Alternativas al negocio tradicional

Muchos emprendedores recurren a la idea de negocio tradicional para desarrollar su proyecto, necesito un local o una oficina, tengo que realizar inversiones para lanzar mi producto,… pero ¿es realmente necesario? Es posible que si, pero existen alternativas, veamos algunas:

  • En lugar de comprar o alquilar un local, puedes llegar a un acuerdo con alguien que disponga de un local pero que es posible que lo tenga infrautilizado durante un determinado tiempo, por ejemplo un centro comercial en el que puedas ayudar a dinamizar las mañanas con tu actividad.
  • Puedes alquilar un espacio en un centro de negocios para utilizar una sala de reuniones, disponer de un puesto o de una oficina solo cuando lo necesites, evitando elevados coste fijos.
  • Evitar comprar stock de material intentando llegar a un acuerdo que pueda ser beneficioso para el proveedor y que sea él quien se encargue de enviar directamente los pedidos.
  • Crear un prototipo y testearlo con el cliente para validarlo antes de comenzar con la producción, evitando el elevado coste que supone un proceso de producción.

Este último ejemplo está basado en Lean StartUp, un método científico basado en un desarrollo ágil y que busca validar la idea directamente con el cliente, y sin necesidad de realizar grandes inversiones. Una vez testeado y validado comenzaría el momento de invertir en la producción, puesto que ya se ha comprobado la validez de la idea y el interés del cliente por nuestro producto o servicio.

La filosofía de Lean Startup es muy clara:

  • Si tienes que fallar que sea lo antes posible y al menor coste
  • Sal de la oficina y habla con el cliente

 

Proceso Lean Startup

  • Aterriza tu idea en papel y desarrolla hipótesis utilizando el modelo Canvas
  • Diseña y crea un prototipo de forma sencilla
  • Testea el prototipo con el cliente, valora su interés y obtén información
  • Analiza los datos obtenidos 
  • Revisa las hipótesis iniciales y modifica si es necesario
  • Itera: repite el ciclo hasta que el prototipo esté validado
  • Una vez validado comienza con el desarrollo de producto

En este momento es cuando pasas de tener una idea de negocio a tener un modelo de negocio y a la fase de desarrollo de producto, pudiendo ver si es repetible (no es un evento puntual) y escalable (crecimiento de la idea o producto).

 

Pivotando la idea de negocio

Una vez testeado tu prototipo con el cliente, puede ser que debas realizar modificaciones y tengas que pivotar la idea inicial en función de las necesidades del cliente. Este concepto puede ser utilizado la hora de lanzar una idea, por una nueva empresa, que compita con un producto existente en el mercado, como por empresas consolidadas que lancen un nuevo producto. Veamos dos ejemplos:

Caso Gillette

En el mercado existía un producto de gran calidad, las navajas de afeitar, sin embargo era un producto muy caro. King Camp Gillette vio la posibilidad de cambiar el modelo de negocio, en lugar de que el modelo de negocio fuera venta de una maquinilla de afeitar, el modelo de negocio iba a ser la venta del consumible, las cuchillas. En la Primera Guerra Mundial llegó a un acuerdo con el ejercito amerciano, en el que suministraba un kit de afeitado para los soldados. Al finalizar la contienda se habían consumido 3,5 millones de maquinillas y 32 millones de cuchillas.

Caso Xerox

En 1959 Xerox lanzó al mercado un producto revolucionario que superaba ampliamente las prestaciones de los productos existentes, la 914. Sin embargo tenía un handicap, su elevado coste que era de 29.500$. El equipo era muy caro por lo que las empresas no querían comprarlo, aunque las prestaciones eran realmente interesantes, puesto que no necesitaba un papel especial como otras copiadoras, sino que utilizaba el papel estandar. El nuevo modelo de negocio fue alquilar por 95$ al mes incluyendo 2.000 copias, a partir de las cuales se facturaban 4 cts por copia extra realizada.

 

Nuevas ideas de negocio

Como comentaba al inicio, los cambios que estamos viviendo están provocando que se planteen y desarrollen nuevas ideas de negocio, produciéndose una evolución de las ideas de negocio. Modelos de negocios como los de economía colaborativa están revolucionando el mercado, llegando a ser una competencia muy seria para los modelos de negocio tradicionales. Casos como los de AirBnB, BlaBlaCar, Uber, Wallapop o JobandTalent son una muestra de estos casos. Ponen en contacto a usuarios con distintos roles (comprador, vendedor) mediante una plataforma, satisfaciendo las necesidades de ambos.

Una vez vistos estos ejemplos, ¿crees que sería posible darle una vuelta a tu idea de negocio y desarrollarla desde otro punto de vista?

 

Allí donde hay una empresa de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente”. Peter Drucker

 

Y tú que opinas, 

  • ¿Has utilizado el modelo Canvas? 
  • ¿Recomendarías su utilización?
  • ¿Conoces el método Lean Startup?
  • ¿Lo has utilizado?
  • ¿Qué te parecen los nuevos modelos de negocio?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

Servicio de desatención al cliente, ¿dígame?

 

¿Has tenido la sensación de vivir alguna vez esta situación? ¿Has llamado a un servicio de atención al cliente y el trato que has recibido dejaba bastante que desear? Y después de esa situación ¿has tenido el impulso de no querer saber nada más de esa empresa o de hecho es lo que ha sucedido? ¿Has tenido la impresión de que tratabas con un departamento de “desatención” al cliente o de “desinformación”

 

Imagen de Desatención al cliente

 

Es curioso que en demasiadas ocasiones un departamento que, supuestamente, tiene como misión retener y fidelizar al cliente, atender y solventar quejas y ofrecer soluciones, sin embargo es considerado por la empresa como un mal necesario y no como un departamento clave, colocando en el a personal inadecuado, falto de tacto y que no saben cómo tratar con el cliente.

 

“Nunca subestimes el poder de un cliente enojado”.  Joel Ross

 

Departamentos como información, atención al cliente, servicio post venta, servicio técnico, reclamaciones, …, en definitiva, departamentos que están en contacto directo con el cliente, son importantísimos para el correcto funcionamiento de la empresa. No solo porque es la imagen de la empresa y el trato con el cliente es directo, por lo que la relación con el mismo incide directamente en la percepción que existe de la empresa, sino porque estos depatamentos son una fuente de información.

Si se presta la suficiente atención la empresa estará en disposición de saber qué piensa y cómo piensa el cliente, de conocer sus inquietudes e incluso de anticiparse a sus necesidades, por lo que incluso se puede llegar a sorprender al cliente, lo que influye de  forma muy positiva en el cliente. Superar las expectativas del cliente es una forma de fidelización muy eficaz.

Afortunadamente existen empresas que si consideran este departamento como una parte fundamental en el funcionamiento y desarrollo de la empresa. Aasumen que pueden existir fallos en el producto o en el servicio, y por tanto se esfuerzan en ofrecer soluciones, mejorar la experiencia del cliente y dar un trato adecuado a sus clientes con el objetivo de fidelizar a dicho cliente.

Los empleados que tienen un contacto directo con el cliente, son claves y han de tenerse en cuenta a la hora de desarrollar la estrategia de la empresas de cara al cliente. Desde mi punto de vista es necesario seleccionar cuidadosamente a estas personas y ofrecerles una formación adecuada, tanto en en la estrategia de la empresa, como en la forma de relacionarse con los clientes, fomentando la escucha activa y la proactividad, así como en las formas de poder obtener información en la relación con el cliente.

 

“Los clientes no esperan que seas perfecto. Esperan que les aportes soluciones cuando tienen algún problema”. Donald Porter

 

Todas las empresas saben “lo que cuesta hacer un nuevo cliente”, entonces ¿por qué no se trata de mantener a los que ya son clientes? Un cliente satisfecho puede ser el mejor comercial, por tanto ¿no es mejor que el cliente esté satisfecho y poder así fidelizarlo? Según la regla de Pareto, el 20% de tus clientes proporcionará el 80% de tus ingresos, por lo que una estrategia adecuada sería la de mejorar la experiencia del cliente con la empresa.

En definitiva, qué es preferible ¿clientes satisfechos que sigan con la empresa o clientes insatisfechos que desaparecen?

 

“El beneficio en el negocio proviene de clientes que repiten, los clientes que recomiendan tus productos y servicios y que traen a sus amigos con ellos”. Edwards Deming

 

Y tú qué opinas

  • ¿Cómo valoras el trato personal de la empresa hacia el cliente?
  • ¿Crees que es un buena política de empresa tener un mal servicio al cliente?
  • ¿Dejarías de ser cliente por un mala atención?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!

 

  

Intraemprendedor, ¿tendencia o necesidad?

 

Cada vez se está hablando más la importancia de la figura del intraemprendedor dentro de la empresa, pero ¿es una moda pasajera o una tendencia necesaria? Estamos viviendo un tiempo de cambios constantes, por lo que las empresas flexibles y que se adaptan en poco tiempo a dichos cambios, son las empresas que sobreviven.

 

Imagen de un intraemprendedor

 

¿Qué es un intraemprendedor?

Es una persona con carácter emprendedor que trabaja dentro de la organización de una empresa, es decir, podríamos definirlo como un emprendedor por cuenta ajena. Se trata de una persona creativa, proactiva, con iniciativa, que realice escucha activa, con capacidad de análisis y visión, que evita los prejuicios, mentalidad de aprendiz y sobre todo es perseverante. Otra característica que ha de tener un intraemprendedor es la capacidad de transformar los problemas y las dificultades en retos y oportunidades.

 

Perfiles existentes en una empresa de éxito

Para que una empresa se pueda desarrollar plenamente, han de existir 4 perfiles dentro de la empresa:

  • Directivo
  • Técnico
  • Comercial
  • Emprendedor

En caso de faltar uno de estos perfiles, se producirán carencias que pueden provocar el fracaso de la empresa. Los perfiles directivo, técnico y comercial siempre suelen estar cubiertos, sin embargo no suele suceder lo mismo con el perfil emprendedor. Normalmente, este perfil viene a estar representado por los fundadores de una empresa (principalmente en las pymes), no obstante con el paso de los años este perfil se suele perder al desaparecer el impulso del fundador o de los socios fundadores o ellos ya no se encuentran en la empresa.

 

¿Por qué un intraemprendedor?

En este caso la pregunta quizá debería ser “¿Por qué debe innovar una empresa?”. Si una empresa quiere fomentar la innovación es aconsejable que disponga de alguien que tenga ese perfil emprendedor.

¿Es necesario innovar? Desde mi punto de vista, si la empresa quiere seguir creciendo y mejorando resultados debe innovar. Si, por el contrario, lo que desea es morir lentamente, entonces no necesita innovar. Hay empresas que considera la innovación como un gasto innecesario, por lo que en vez de aprovechar el potencial de la innoovación, apuestan por una estrategia de precio, es decir, ser más barato que la competencia. Por mi parte, no creo que esta sea una buena estrategia, puesto que siempre puede aparecer una nueva empresa que sea más barata.

 

¿Cuánto le cuesta a una compañía tener un equipo que sigue haciendo las cosas igual que hace años?
Innovar es una necesidad.
¿Cuánto valen las ideas bien aplicadas y que ofrecen beneficios?

 

Una empresa innovadora desarrolla nuevas ideas, nuevos proyectos, está en continua evolución puesto que su objetivo es sobrevivir y crecer. Para fomentar y desarrollar una cultura innovadora es necesario que se fomente el perfil emprendedor, es decir, personas creativas que impulsen los proyectos y las ideas, verificando su validez y desarrollando los proyectos que sean viables.

De cara a desarrollar esa cultura innovadora dentro de la empresa, podemos utilizar herramientas que nos ayuden, como por ejemplo la metodología Lean Startup, el modelo Canvas para desarrollo de proyectos, 6 Sombreros, pensamiento y marketing lateral, 5 Whys, Visual thinking, Moodboards, Mind Maps, Storytelling y Copywriting, …

 

Estamos viviendo una carrera por la supervivencia por parte de las empresas, aquellas que son más flexibles y que se adaptan mejor y más rápidamente a los cambios, son las que sobreviven. Acualmente, empresas reconocidas como Google, Indra, 3M, Telefónica, …, apuestan firmemente por la figura del intraemprendedor y por aprovechar la creatividad  y el talento de sus empleados.

 

Y tú qué opinas

  • ¿Crees que es necesaria la figura del intraemprendedor dentro de la empresa?
  • ¿Existe esa figura en tu empresa?
  • ¿Consideras necesaria la innovación para el desarrollo de la empresa?
  • ¿Eres una persona creativa?
  • ¿Te gustaría ser un intraemprendedor dentro de tu empresa?

Te invito a compartir tu opinión y sugerencias en los comentarios.

#reinnóvate

 
Angel Partida
Fundador de “Reinnovatio

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces no dudes en compartirlo en redes sociales o por mail. 

¡¡¡Muchas gracias!!!